Magia roja: poder, efectos y consecuencias

Antes de practicar la denominada magia roja es importante que tengamos en cuenta los efectos que puede ocasionar. Debemos ser conscientes de su poder y consecuencias. El fin no justifica los medios y debe pensarse en todo momento en lo que puede ocasionar una mala decisión, ya que puede acabarse por pagar un alto precio por el deseo pretendido.

La magia roja está asociada a la sangre y a los tejidos, de ahí que también sea conocida como hematomancia. Es frecuente que sean realizados rituales sexuales como orgías o sacrificios, que tienen como objeto despertar de forma frenética y descontrolada el deseo sexual a determinada persona.

Es una derivación de la magia negra, con pactos que pueden incluir hasta el mismo demonio de ser necesario. Se trata de hacer todo lo necesario para hacer que la persona acceda a pesar de su propia voluntad.

Los orígenes de la magia roja se remiten a la propia Edad Media, incluso antes, cuando era practicada por una élite. Es vital que se interiorice que, una vez que los pactos son cerrados, bien sea de forma verbal o por escrito, es imposible retractarse. Todo cuanto ocurra tendrá el mismo desenlace pese a cualquier desenlace.

Los peligros de la magia roja

Asociada con la sangre, la magia roja también puede involucrar la propia carne por lo que también podrían estar involucrados actos de canibalismo. Esto tiene relación con épocas antiguas, en la que algunas tribus realizaban este tipo de prácticas con la intención de apropiarse de todas las energías. El comer determinadas partes del cuerpo o en su totalidad, implicaría para algunas culturas el apropiarse de las fortalezas. Esto es solo practicado en algunos rituales por algunos hechiceros ya que por lo general se emplea la sangre.

De igual forma, puede estar presente un componente asociado al dolor y el maltrato para procurar que sea alcanzado el objetivo. No se trata solo del consumo humano sino de las visceras de algunos animales.

No solo se practica la magia roja para atraer el romance y la pasión. Puede emplearse para alcanzar una posición social o hasta eliminar del todo a un determinado personaje. En estos casos, el vínculo con la magia negra se hace aún más evidente.

Se invoca a determinados espíritus malignos como gnomos, silfos, demonios, quienes son los que interfieren para que la magia tenga efecto. Se trata, en todo momento, de evocar sentimientos y sensaciones asociadas con placer, dolor, temor para que pueda ocurrir lo pretendido.

Deja un Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .